La innovación desde su concepto base y un punto de vista macro refiere a hacer algo nuevo, algo que mejore un producto, proceso o servicio. No obstante, este concepto se ha ligado a través de los años y cambios de contexto con algunos otros factores.

Se menciona la innovación en relación al conocimiento y el avance logrado en distintas disciplinas científicas, innovación ligada a la tecnología para encontrar nuevas soluciones e innovación como transformación económica.

Si bien este concepto se vincula a progreso, avances y mejora, no solo a un nivel macro sino a un nivel empresarial, comercial y/o de planificación de proyectos, es apropiado decir que ha sido conocido por la mayoría, pero implementado por pocos. Resulta conveniente en el panorama actual que se recurra un recurso como lo es la innovación, más precisamente esa es una de las barreras de este tema, únicamente se ve la innovación como una llave ante crisis, no como un recurso que debe asimilarse desde un inicio.

Marco actual de la innovación en el mercado

Es apropiado iniciar con un entorno global, un referente de la posición global del tema es justamente el Índice Mundial de Innovación realizado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, este ranking clasifica alrededor de 130 economías por su capacidad de innovación tomando en consideración 80 indicadores multidimensionales.

El Índice expone tendencias mundiales en esta materia, así como evidencia el alcance e impacto que representa no solo para una organización, sino para todo un mercado. Una economía como lo es Suiza se encuentra a la cabeza de dicho ranking, enfatizando esencialmente su innovación en el sector empresarial.

Costa Rica se encuentra en el puesto 56 de este ranking global 2020 donde resalta que obtiene nuevamente para este año mejores resultados en salidas innovadoras que entradas.

Más a qué hace esto referencia, a que el país goza de una mayor capacidad en productos innovadores que en insumos, entendiéndose productos como todos los adelantos logrados en esta área. Del mismo modo, el país obtiene puntajes por encima del promedio, para el grupo de ingresos medianos altos, en seis de los siete pilares de innovación.

El pilar en el cual se cuenta con una puntuación por debajo del promedio del grupo de ingresos es la sofisticación del mercado; este se compone de factores estrechamente relacionados con el sector empresarial tales como empleo intensivo en conocimiento, inversión de las empresas en innovación, desarrollo de clústeres, formación de alianzas estratégicas, entre otros que pueden ser consultados en este enlace.

Cabe resaltar que, si bien en el marco actual se muestra una perspectiva favorable, se presentan también barreras para el aprovechamiento de esta materia dentro del mercado, haciendo hincapié en este punto en el sector comercial, el cual se enlaza y beneficia en gran medida de este recurso, pero no siempre lo efectúa.

Innovación desde el aspecto empresarial

Innovación como concepto desde un aspecto macro ya fue definida, más para atender a la inquietud planteada dentro del sector comercial es necesario tomar como punto de inicio una definición más propia.

Siguiendo esta línea y como parte del marco propuesto por la ISO 56000 para este presente año 2020, innovación se define de forma más puntual como una entidad nueva o modificada realizando o redistribuyendo valor.

Partiendo de este marco el valor o novedad que la organización efectúa o pretende efectuar se influye tanto por su percepción como por sus objetivos. De este modo la innovación no se relaciona necesariamente con la tecnología; esta puede desarrollarse a través de un proceso o metodología en los cuales no se dependa de esta. Innovar puede resultar de esta manera en productos, servicios e incluso modelos de negocio, es decir, realmente no se limita a una sola área o tipo de gestión.

Retomando este último punto, innovar debe comprenderse como todo un proceso y lo que resulta del mismo, por tanto, no se limita como bien se ha mencionado.

Una revisión de procesos, un análisis de la administración empresarial o la exploración de ciertas tareas administrativas llevan un proceso similar al requerido en innovación, es decir, no resulta algo inaccesible para una empresa. Más no es suficiente con únicamente tener objetivos, ideas o hechos alrededor de la temática, ya que deben llevarse a la implementación, a la búsqueda de soluciones.

Evolución de la gestión de la innovación

Inicialmente este proceso a nivel empresarial consiste más en un espacio para discusión, es decir, se dan opiniones al respecto de esta materia, pero no se prioriza un plan posterior a ello. Se vuelve luego un asunto más de lluvia de ideas en el cual se adquiere cierta estructura y se anota lo comentado, es decir, se busca que sea un asunto a revisión, que se tome más en cuenta.

Posteriormente la innovación pasa a un ambiente de sesiones presenciales más estructuradas, donde se cuentan con esquemas como “Lean Startup” o “Desing Thinking”, por mencionar tan solo algunos; sin embargo, este ambiente no garantiza un escenario eficiente respecto a innovación dentro de la empresa y menos ausencia de compromiso.

Se requiere así que sea un proceso constante pero no esporádico.
La evolución en cuestión, de esta “llave anti crisis” que realmente es proceso compuesto, permite tras las fases anteriores integrar la etapa actual.

La etapa en la que se encuentra la gestión innovación en este momento combina elementos tales como la digitalización, virtualización y estandarización de procesos. Es una etapa que se ajusta al presente contexto y pretende no detener al sector empresarial en este campo, por el contrario, dar las herramientas para que el proceso se desenvuelva de forma remota, ya sea a tiempo real o de manera asincrónica.

¿Cómo medir la innovación?

Hasta este momento se concibe la gestión innovación con un mayor énfasis en su definición, acentuando de este modo lo importante que es dentro de dicha gestión que la empresa pueda en primer lugar llegar a definir dentro de su organización este proceso.

Aunado a lo anterior, el definir este tema es tan importante como su medición.

A nivel empresarial, comercial e inclusive en la mayoría de ámbitos se conoce que “lo que no se mide no se puede mejorar”, continuando esta premisa, para una entidad comprometida con la innovación es de suma importancia poder medir si el proceso realizado es eficiente y aún puede mejorar, o tiene fallas y necesita cambios. De esta manera, se cuenta con tres principales categorías para medición:

  1. entradas, haciéndose referencia al proceso como tal.
  2. el conocido “throughput”, que es propiamente el rendimiento del proceso en su conjunto.
  3. las salidas, es decir, las ideas generadas del proceso, el impacto de las mismas y su alcance para gestionar un proyecto en torno a ellas.

Pilares de la innovación

El marco presentado permite vislumbrar de una mejor manera los pilares de la innovación, es decir, los que corresponden a elementos clave para que la empresa tome como guía en su compromiso adquirido en materia de innovar.

Existen 4 principales pilares para atender la gestión empresarial, estos se componen de una serie de factores y/o pasos a tomar en consideración.

Cabe aclarar al respecto, que todos estos factores no componen aspectos
fuera del alcance de la empresa para una implementación inicial, es decir, corresponden a factores accesibles para modelos organizacionales que aspiren a estructurar este proceso.

Pilar #1: Estrategia

  • Políticas y objetivos de innovación: permiten determinar hacia dónde va la entidad con su proceso de innovación, de esta forma, que se defina que se pretende lograr con el desarrollo del tema.
  • Métricas: componen las categorías mencionadas (entrada, proceso, salida), a las cuales la empresa debe dar constante seguimiento y tomarlas de base para la evaluación del proceso.
  • Metas: estás deben ser específicas para optimizar los resultados a obtener, medibles para llevar un control, y, realistas y concretas a lo largo del tiempo. Estas deben ajustarse a la situación organizacional y de mercado que la empresa atraviesa, ya que este es un proceso que debe tomarse en la gestión del día a día, como si fuera parte de un departamento más, con el fin de que no solo sea una llave ante crisis sino un proceso de prevención que cuente con su debida estrategia.
  • Inversión (no gasto): es necesario integrar la innovación en las distintas áreas empresariales, no puede ser un tema únicamente de la gestión de proyectos o gerencia, deben participar áreas como finanzas, contabilidad, planificación, entre otras. La innovación es una inversión no un gasto, de este proceso resultan patentes, creación de propiedad intelectual, nuevos artículos o servicios, por tanto, la integración de otras áreas resulta un beneficio.

Pilar #2: Estructura

  • Compromiso de la alta dirección: se requiere que toda la organización pueda comprometerse, desde la alta gerencia hasta la gerencia de operativa.
  • Comité de innovación y unidad de ejecución: este comité o unidad, dependiendo de las posibilidades de la entidad, se encarga de revisar, ejecutar, planificar y administrar recursos.
  • Gerente de innovación: para esta posición no es obligatorio contar con una persona que ocupe un cargo gerencial, pero se necesita de un colaborador comprometido que pueda gestionar los proyectos de esta área.
  • Colaboración y co-creación: este proceso conlleva también la innovación abierta, es decir, no contar únicamente con ideas o juicios a lo interno de la organización sino considerar también parte de argumentos expuesto por stakeholders externos como clientes o proveedores.

Pilar #3: Procesos

  • Inteligencia de negocios: conlleva revisar que existe en el mercado, qué tiene la competencia y qué se necesita.
  • Generación, evaluación y desarrollo de ideas y conceptos: con información del panorama del mercado y demás en relación, se procede a esta generación de ideas e insumos para posibles proyectos.
  • Evaluación de resultados: se involucran las lecciones aprendidas y se debe crear documentación, misma que puede utilizarse en el momento o bien ser una referencia para futuros proyectos.
  • Portafolio de innovación: este se crea como parte de un recopilatorio de todas ideas y/o proyectos derivados del proceso (sean implementados en el momento o no). Hoy día se puede hacer de forma digital, sin correr el riesgo de perder información o simplemente almacenarla sin un mayor uso; por el contrario, la idea es que el portafolio corresponda a un repositorio digital y brinde reportes.

Pilar #4: Cultura

  • Desarrollo de competencias: la organización, independientemente de su tamaño, debe involucrar como parte esencial del proceso al Departamento de Recursos Humanos ya que es el personal idóneo para ayudar al comité o unidad de innovación en la creación de competencias.
  • Incentivos y reconocimientos: corresponden a un aspecto esencial para el equipo encargado de este proceso. Es parte de un acompañamiento que puede brindar la empresa a los encargados de este proyecto por ideas exitosas, proyectos de valor, salidas eficientes y demás, todo esto a lo largo de todo el proceso.
  • Talento para la innovación: las personas que llevan la innovación requiere de cierto perfil, aunque se dice que todos pueden innovar. De forma que se debe atraer y retener este tipo de talento, tener en mente un perfil o mindset hacia la innovación al buscar colaboradores y contemplar las habilidades blandas, que son un nuevo lenguaje hacia el futuro.
  • Entorno y recursos para la innovación: resulta fundamental que la organización cuente con un entorno propicio para desarrollar este proceso de innovar, así como mantenerlo mediante los recursos adecuados.

Barreras de la innovación

Dentro del ámbito empresarial estos pilares forman una base para el proceso per se de innovación y para su alcance tanto a lo interno como externo de la empresa. A pesar de lo anterior, la mentalidad a nivel de organización sigue siendo una barrera importante.

Como se mencionó este tema suele verse como una medida de emergencia, como una llave anti-crisis, sin embargo y en relación a lo expuesto, es aplicar un “future-proof” el cual refiere a inmunizarse de cambios en el futuro hoy, es decir, planificando hoy.

Tenemos así entonces que es una medida preventiva que enfrenta una serie de barreras tales como:

  • Una perspectiva empresarial enfocada en un corto plazo, por lo cual la innovación no se ve acorde a los objetivos propuestos por la empresa.
  • Una posición de confort en el mercado, en la cual se goza de un buen estado y se cree no necesitar este aspecto.
  • Resistencia o aversión de ciertas áreas de la organización en comprometerse con este proceso, al no relacionarse con el contexto de su departamento o sección.
  • Partir de una posición en el mercado en la cual la compañía no está lista para afrontar esta gestión innovación.

Se mencionan así tan solo algunas barreras para la ejecución de una estrategia y de todo un proceso integral de innovación dentro del ámbito empresarial. De esta forma es que se liga estrechamente este concepto con la cultura, porque recae en un compromiso.

Consideraciones finales

La organización, el comité encargado y el gestor del proceso requieren disciplina, una justificación clara de su desarrollo y una visión a mediano y largo plazo, con la cual la estructura planteada dé resultados.

Asimismo, es claro que, si bien es un proceso que requiere tiempo, recursos y planeación, puede iniciar con pequeñas sesiones semanales y uniéndolo con las metas más comunes de la organización.